La falta de sueño lleva al «suicidio biológico»

La falta de sueño lleva al «suicidio biológico»

No dormir no es bueno. Esta afirmación cuenta con cientos de estudios científicos que no cesan en apuntar que la ausencia de descanso nocturno inhibe una serie de mecanismos de recuperación celular que se pierden al no producirse cuando toca y que lleva, como afirma el neumólogo Carlos Egea, director de la Unidad del Sueño del Hospital Vithas San José de Vitoria-Gasteiz, al «suicidio biológico». «No podemos pretender dejar de dormir entre semana y luego recuperarlo el sábado y el domingo en un intento de reparación del daño orgánico ya producido», afirma contundente.

Los datos de una nueva encuesta revelan que no sólo se duerme poco, sino también mal. Más de ocho de cada diez arrastran el sueño a lo largo del día al menos un par de veces entre semana, un 10% confiesa que le trae problemas al conducir y un 20% en sus actividades cotidianas.

Estos datos se extraen de la investigación titulada, «¿Cómo duermen los españoles?», realizada por Ipsos para Philips en colaboración de la Sociedad Española de Sueño (SES), a una muestra representativa de más de un millar de españoles. Desde la SES, su presidente, Alejandro Iranzo, manifiesta que «el sueño es un pilar fundamental y hay que concienciar a la población de que hay que priorizar y crear hábitos saludables para reducir el impacto negativo de un mal descanso en la salud».

Por eso, este experto subraya la importancia de buscar el origen de esa falta de descanso nocturno, «puede deberse a un depresión, piernas inquietas, amígdalas alteradas… Y, por todos estos motivos, según necesite se deriva al neurólogo, al psiquiatra, al otorrinolaringólogo», comenta Iranzo. Subrayar la importancia del sueño como un hábito que hay «que aprender a tomarse en serio, con unas rutinas saludables resulta imprescindible», comenta Egea.

Y por ello, desde la Sociedad Española de Neurología (SEN) insisten en que «el sueño cumple un papel muy importante en nuestro metabolismo, en el sistema inmunológico, en el estado de ánimo, en la memoria, en el aprendizaje,…. Por lo que no dormir adecuadamente puede conllevar a que surjan complicaciones endocrinas, metabólicas, psicológicas, inmunológicas, psicomotoras, además que cada vez más se considera el mal sueño como un desencadenante o riesgo para determinados trastornos neurológicos, como ictus, párkinson, alzhéimer o diversas enfermedades neuromusculares. En definitiva, no dormir adecuadamente es un problema de salud», señala Carles Gaig Ventura, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de SEN.

Mala calidadDormir poco resulta dañino, pero que además ese descanso sea de mala calidad también. Así, los datos de la encuesta de Ipsos ponen en relieve este hecho: el 75% de los españoles se despierta al menos una vez por la noche, y tres de cada diez afirman directamente que padecen insomnio. «Esto hay que tenerlo en cuenta e invitar a los ciudadanos a que busquen los porqués», subraya Iranzo.

En este sentido, los españoles consideran que el sueño constituye el segundo aspecto que afecta más a la salud (34%) después de la alimentación (39%) y por encima del ejercicio físico (27%). Además, dos de cada tres personas culpan al estrés y la preocupación de su mala calidad. Por ello, un 75% quiere mejorar la calidad de su sueño, para lo que una gran mayoría de los encuestados (92%) ha recurrido en alguna ocasión a medidas para resolverlo.

Los expertos destacan, entre las principales medidas para mejorar la calidad: no utilizar la cama para ver la televisión o dispositivos electrónicos, hacer ejercicio físico al aire libre y durante el día, tener rutinas de sueño, un dormitorio con un entorno agradable, ordenado y ventilado, cenas poco copiosas, o usar técnicas de relajación a la hora de ir a la cama.

Source: A tu salud

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.