"George el caracol" falleció a los 14 años tras pasar toda su vida intentando salvar a su especie de la extinción

"George el caracol" falleció a los 14 años tras pasar toda su vida intentando salvar a su especie de la extinción

Nunca pudo encontrar pareja.

"George el caracol" falleció a los 14 años tras pasar toda su vida intentando salvar a su especie de la extinción

A simple vista parece un caracol común y corriente. Sin embargo, George era todo menos eso. Y es que ya se había convertido en toda una celebridad local. Este tierno caracol falleció a los 14 años, edad importante para un molusco y además, era el último en su especie.

Luego de George no queda ninguno: la especie Achatinella apexfulva se declaró oficialmente extinta.

TRISTE ADIÓS A GEORGE EL CARACOL

“Adiós al querido caracol… y a la especie”, lamentaron desde el Facebook del Departamento de Tierra y Recursos Naturales (DLNR) de Hawaii.

Junto a ello publicaron una misiva en la que explicaban que George era el último en su especie. Por esta razón recibió el seudónimo de “Solitario George”, en honor a la última tortuga gigante (Chelonoidis abingdonii) de las islas Galápagos.

Según el biólogo David Sicho, citado por el DLNR, este tipo de caracol fue la primera de más de 750 especies de caracoles terrestres que habitaron aquellas tierras.

No obstante, el paso de los años les pasó la cuenta y ya en 1997 quedaban sólo 10 ejemplares. Los caracoles que sobrevivieron fueron llevados a la Universidad de Hawaii para ser criados en cautiverio, encierro donde nacieron varias crías.

GEORGE NUNCA ENCONTRÓ EL AMOR

Como nadie es eterno, cada uno de estos animalitos comenzó a morir. Menos George, quien no logró tener una pareja para poder reproducirse.

Sicho lo describió como “un caracol tímido”, asegurando que nunca lo vio fuera de su concha hasta al menos cuando cumplió una década de vida.

“Durante su vida George estaba a menudo en el centro de la atención. Era un embajador por la difícil situación de los caracoles de la tierra hawaiana”, lamentaba el comunicado.

Así las cosas, apareció en revistas, diarios e incluso en televisión. Y es que todos querían ver al último de su especie.

Antes de morir, lo profesionales a cargo de George tomaron muestras de su tejido. Esto, con la esperanza de poder clonarlo en el futuro. “¡George puede volver a vivir!”, termina el sentido mensaje de quienes fueron sus cuidadores por largos años.

Según datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), unas 26.500 especies se encuentran actualmente en peligro de extinción.

Fuente: Publimetro

SP

Categoria: 

Source: Informe21

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.