El día que Betulio González se graduó de ídolo (+Fotos y Video)

El día que Betulio González se graduó de ídolo (+Fotos y Video)

Leonardo Picón Lobo | lpicon@dearmas.com 

 Abridora

Hace 40 años se efectuó en la Maestranza César Girón de Maracay uno de los combates más importantes realizados en el pugilismo venezolano. 

El mexicano Gustavo “Guty” Espadas, campeón mosca de la Asociación Mundial de Boxeo vino a Venezuela a defender la corona mundial peso mosca por sexta ocasión. Su rival: Betulio González 

El criollo había sido campeón mundial dos veces en la división por la entidad del Consejo Mundial de Boxeo y venía de fracasar en dos intentos para una tercera corona frente a Miguel Canto, también mexicano. 

Para esa época a Betulio se le etiquetó como un púgil algo frío, sin carisma, lejos de las palabras coraje y valentía que tanto gustan en el boxeo. Fue uno de los cuatro campeones venezolanos de 1971, pero era menos querido que los populares Vicente Paúl Rondón, Alfredo Marcano y Antonio Gómez. 

Espadas llegó con credenciales impresionantes por su empuje y pegada. Sus cinco defensas anteriores las terminó antes del límite. Por eso el público y los expertos venezolanos consultados entonces confiaban en Betulio, pero estaban conscientes del poder del mexicano.

Meridiano estuvo presente y durante las últimas dos semanas previas al combate dedicó bastante espacio a un evento deportivo que tenía al país a la expectativa. Las secciones Antes del Combate y Esperando la Pelea eran de las más leídas y se entrevistaron a periodistas, jueces, púgiles y aficionados comunes. Las tendencias indicaban que los más conocedores daban ganador al mexicano por lo que veían en los entrenamientos. Pero las esperanzas estaban allí.  

Antes de la pelea

Sábado en la noche del 12 de agosto

Llegó el día de la pelea y la afición deportiva ya estaba atrapada por lo que se veía venir: un gran espectáculo deportivo. Radio Rumbos, Venevisión  y toda la prensa del país estaba acreditada para transmitir las incidencias del combate. 

Para muchos, la pelea iba a tener un planteamiento donde Betulio iba a mantener la distancia y Espadas buscaría el cuerpo a cuerpo. Pero el zuliano se plantó en un toma y dame que sorprendió a la mayoría. 

Quizás por perder velocidad de manos y piernas o porque el mismo mexicano lo acorraló, lo cierto es que ambos pelearon cuerpo a cuerpo durante los 15 asaltos de la pelea, como era la reglamentación de la época (a partir de 1983 los combates por título mundial pasaron a tener un máximo de 12 vueltas). 

Más o menos los primeros siete rounds fueron para el mexicano. Pero desde el octavo el famoso “upper”, un golpe de abajo hacia arriba que mejoró Betulio con los años, sacudió muchas veces la cabeza del púgil azteca. 

Así fue hasta el round final (15). En esos últimos tres minutos a Betulio le comenzaron a fallar las fuerzas y era muy visible su cansancio. Espadas también lo estaba pero siendo más joven tenía la ventaja en ese momento. En una dramática escena, el venezolano puso una rodilla en la lona pero el árbitro Tony Pérez apreció empujón y no contó como caída. 

Pocos segundos después, la parte más emocionante de la pelea llegó cuando a Betulio las piernas se le pusieron como gelatina y se fue para atrás solo para ser detenido por la esquina. Allí toda Venezuela pensó que se acabó el combate, pero Espadas no pudo rematar y más bien recibió un golpe que lo paralizó, como se puede ver aquí al final de esta película:

 

La Decisión 78

Al sonar el último campanazo llegó otro momento de suspenso, porque para todos la decisión iba a ser muy difícil ante la paridad del pleito.

“Esa fue una de las grandes peleas del boxeo de cualquier tiempo”, sentenció Apolinar Martínez, quien fue subdirector del diario y estuvo presente en la Maestranza César Girón. “Ambos púgiles dieron el alma y el round 14 fue tan intenso como el que protagonizaron Muhammad Ali y Joe Frazier. Recuerdo que después del asalto 13, la esquina le dijo a Espadas que estaba perdiendo y debía echar el resto. Así lo hizo y cuando González cayó pero el árbitro Tony Pérez no lo apreció así, el público comenzó a corear el nombre de Betulio para animarlo y después le dio una felpa”, detalló. “Para mí fue la más grande pelea que hizo el zuliano, quien terminó en el Salón de la Fama del Boxeo Mundial”. 

Uno más joven y desde su casa, rememoró. “A mí se me cansaron las manos en el último round porque estaba como Betulio lanzando golpes a un Espadas imaginario en mi casa, donde vi la pelea por televisión”, comentó el periodista de boxeo Simón Piña cuando se le consultó sobre esos recuerdos. “Yo creí que ganó Espadas. Fue una pelea muy pareja pero si el juez mexicano dio empate le da razón a la victoria de Betulio”, analizó Piña. 

Reseña

En aquellos tiempos la puntuación la llevaban dos jueces y el propio árbitro, a diferencia de ahora en la que el “tercer hombre del ring” se dedica a que los púgiles cumplan con las reglas del combate. 

El juez venezolano Fernando Viso dictaminó 148-144 a favor de Betulio, el mexicano José María Escalante 146-146 y Tony Pérez, el árbitro, votó 144-142 para el hasta ese momento retador.

“Para mí ganó el mexicano. Creo que Betulio se quedó en algunos pasajes mientras el mexicano aunque recibió muchos golpes siempre sacó las manos” recordó Nelson Contreras, periodista de Meridiano. “Eso sí, fue una pelea muy emocionante”. 

González finalmente logró la tercera corona. El público por primera vez en su ya larga carrera lo tomó como ídolo a partir de entonces.

91 peleas en 19 años de profesional protagonizó Betulio en una carrera que duró hasta 1984. Pero los venezolanos tendrán siempre como la más emocionante la que hizo contra Espadas. 

Así lo recordó el diario deportivo de Venezuela.  


¡SE CAYÓ BETULIO!

Uno de los chistes más populares en Venezuela con el boxeo tuvo al púgil como protagonista: “Pega Betulio, Betulio pega… ¡SE CAYÓ BETULIO!!!”.

La frase fue atribuida al fallecido narrador Miguel Thodée. Él siempre juró que nunca dijo algo así, que fue Enrique Menéndez Bardón, un libretista del humorista Joselo Díaz el que la inventó y cuando se imitó la voz de Thodée en los sketchs del programa de Joselo, se grabó en el imaginario popular.

A partir de entonces siempre salieron bromas al punto que muchos de los que no vieron pelear al zuliano sí se acuerdan del ¡Se cayó Betulio!


 

Source: Meridiano

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.