Un compuesto natural del cuerpo, embrión de un nuevo antiviral

Un compuesto natural del cuerpo, embrión de un nuevo antiviral

La identificación de un compuesto natural producido en el interior del cuerpo humano puede dar lugar a nuevos tratamientos y fármacos antivirales para una gran variedad de afecciones, según un estudio publicado en la revista Nature y recogido por Efe.

Un equipo de científicos ha indagado el funcionamiento de una enzima natural llamada viperina, presente tanto en humanos como en mamíferos, que tiene un efecto antivírico contra virus como el VIH, la hepatitis C, la rabia o el del Nilo Occidental.

La enzima facilita una reacción que produce la molécula ddhCTP, que impide que un virus copie su material genético y, por lo tanto, se multiplique.

Uno de los encargados de la investigación Craig Cameron, doctor en Bioquímica en Penn State, Estados Unidos, afirmó que, si bien ya se sabía que dicha proteína tenía estos efectos, los medicamentos que existen nunca han explorado su uso.

«Con un mayor conocimiento sobre cómo la viperina previene la multiplicación del virus, esperamos poder diseñar mejores (fármacos) antivíricos», sostuvo, puesto que, tras el hallazgo, la intención es desarrollar un medicamento que produzca la molécula en el cuerpo.

El avance rompería el paradigma de las terapias actuales, donde para matar el virus hay que atacar la célula infectada, y es que, según dijo Cameron, es una opción inservible si «el virus afecta células esenciales con una capacidad limitada de reabastecimiento».

La molécula ddhCTP funciona mediante la duplicación de la estructura de nucleótidos -compuesto químico orgánico fundamental de los ácidos nucleicos, ADN y ARN- que el virus configura en el ARN para incorporarse en el genoma alterado.

Una vez está dentro de la hebra de la bacteria, los nucleótidos sintéticos previenen que la enzima ARN polimerasa añada nuevos elementos a la secuencia, es decir, impide que el virus haga copias de su propio material genético.

Además, las exploraciones sobre la molécula ddhCTP parecen indicar que no tendría efectos indeseados ni accidentales, y es que los científicos apuntaron a su origen de compuesto natural dentro del cuerpo como razón por la que podría ser no tóxico.

«Llevamos años sintetizando nucleótidos, pero la naturaleza nos ha vuelto a ganar creando un análogo de nucleótido que puede enfrentarse al virus en células vivas y no exhibe ninguna toxicidad hasta la fecha», señaló Cameron.

Joyce Jose, profesora asistente de Penn State, indicó que la acción de la molécula se ha probado contra el virus del Nilo Occidental, el del dengue y el zika -de la familia Flaviviridae-.

«La molécula inhibió la replicación del zika en tres hebras distintas del virus», aseguró sobre el exitoso experimento.

Sin embargo, los virus del tipo Picornaviridae -causantes de patógenos en humanos y animales- no fueron sensibles a la molécula.

El equipo de científicos planea continuar con la investigación e indagar más sobre la efectividad de la enzima, así como en el desarrollo de tratamientos contra los virus. EFE

Source: A tu salud

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.